TRELEW - CHUBUT | PATAGONIA | AÑO DOS

jueves, 27 de enero de 2011

A quien le quepa el sayo...

Un niño juega en la arena de Playa Unión; muy cerca de él, sin que lo advierta, pasa un cuatriciclo. Foto: Archivo

Lo que pego más abajo, es una nota que hoy publica La Nación en su versión on line. Cualquier semejanza con la realidad trelewense, o lo que se vive a diario en la costa de Playa Unión (y sobre lo que ya nos hemos ocupado desde este blog), no es mera coincidencia. Es el resultado de la irresponsabilidad de los padres que, so pretexto de criar hijos libres y maduros (cuando ni siquiera superan los ocho años) ponen en manos de los chicos verdaderas armas.
El raciocinio parece ser un bien escaso en estos tiempos.


PINAMAR.- Un niño de seis años a bordo de un cuatriciclo atropelló a otro de cuatro en la zona conocida como La Frontera, en Pinamar, confirmaron fuentes policiales a lanacion.com
En el momento del accidente el menor se encontraba solo, aunque asistió a la playa con sus padres. Las fuentes señalaron que tras un descuido de su familia, el chico de seis años tomó el cuatriciclo, avanzó unos metros y embistió al otro menor, que se encontraba jugando en la arena. Tras el impacto, la víctima sufrió algunas lesiones y fue traslado al hospital de Pinamar.
Omar Curto, secretario de Salud de la Municipalidad de Pinamar, precisó a este medio que el pequeño ingresó el viernes pasado, a las 20, con politraumatismos, heridas cortantes en las mejillas, escoriaciones y marcas de neumáticos en el abdomen, y que fue dado de alta al día siguiente.
Por su parte, Jorge Kelman, subdirector de Seguridad Vial, pidió a los adultos mayor control. "Es un hecho que da para repensar cómo se comporta la sociedad y que hace preguntarnos cómo se puede poner una herramienta de estas características en manos de un niño", advirtió.
En tanto, Jorge Ferreiro, director de Tránsito de Pinamar, comentó que el accidente ocurrió en una zona de lotes privados, donde "no tienen jurisdicción".
Además, indicó, que desde la dirección calcularon un promedio de unos 10.000 cuatriciclos por temporada. De ese número, alrededor de 30 son secuestrados por día por varios motivos, aunque a la cabeza se encuentra el hecho de ceder el vehículo a menores.
Las cifras hablan por sí solas. En lo que va de enero, se registraron 34 accidentes que involucraron cuatriciclos. Ese mismo número se alcanzó en enero del año pasado, pero considerando todo el mes.
Vacío legal. Acerca de lo ocurrido, Axel Dell'olio, responsable de Relaciones Institucionales de Luchemos por la Vida, advirtió a lanacion.com que "el problema de los cuatriciclos atraviesa un gran vacío legal", porque no existe reglamentación sobre el tema, y cuestionaron la actitud de los padres respecto a darles libertad a los chicos en su utilización.
"Los padres son siempre responsables de los actos de los chicos, más si esto sucede en una playa. Creo que cada uno tiene que hacerse cargo de lo que le corresponde", sostuvo.
Otro accidente con menores. Dos chicos de 13 y 14 años que paseaban por el lago Embalse de la zona sur de Córdoba trepados en un gomón remolcado por una lancha fueron embestidos por un jet sky o moto de agua piloteado por otra menor de 17 años. A raíz de las heridas sufridas, las víctimas fueron internadas y permanecen en terapia intensiva.
El accidente ocurrió el martes último, cuando un jet ski conducido por una menor que carecía de la respectiva habilitación embistió el gomón, según informaron autoridades policiales de la Departamental Río Cuarto.
A raíz del violento impacto, los primos Augusto y Leandro Santa Cruz, de 13 y 14 años, sufrieron heridas de extrema gravedad y tras ser atendidos en el Hospital Municipal de la localidad de Santa Rosa de Calamuchita, fueron derivados al Hospital Pasteur de la ciudad de Río Cuarto, donde quedaron internados en terapia intensiva.
Ambos tienen pronóstico reservado y respiración mecánica asistida. Augusto padece traumatismo de tórax con contusión pulmonar bilateral y un trauma leve de cráneo, mientras que Leandro tiene afectado un riñón y parte de un pulmón.
Con la colaboración de Tomás Rivas

6 comentarios:

:: Leemos en el Bosque :: dijo...

Es indignante el verano en Pinamar, ver como padres ausentes de ese rol dejan librados a la suerte la vida de sus hijos y de los que los rodean.
Realmente indignante. Un abrazo y gracias por mencionar estas cosas.
Laura.-

Mariela dijo...

Cuando voy a Playa Unión elijo la zona conocida como "las canteras". Cada vez es más la gente que disfruta de esas playas.
En mi caso tengo niños pequeños y las prefiero porque allí pueden jugar más libres y tranquilos. Para ser sincera, podían.
TODAS la veces que fui en lo que va del verano tuve que padecer a los cuatriciclos, que aparecen de repente y a toda velocidad, algunos corriendo carreras y NO FRENAN ni siquiera cuando ven que hay niños jugando.

Viejo Vizcacha dijo...

Estimada editora solo voy a limitarme a trascribir parte del post realizado el 20/10/09 en el artículo Titulado Cuatriciclos reino del descontrol : "Un vehículo motorizado que desarrolle más de 20 kms. horario, es UN ARMA POTENCIALMENTE MORTAL, para quien la conduce y también para los terceros involuntariamente afectados en caso de accidente.
Si ser rico y tener mucha plata para gastar significa que es posible obviar las leyes que regulan el orden de la sociedad y entregarle un arma a un niño de tres años (si señor yo tengo un vecino rico, cuya anormalidad y la del abuelo es regalarle un cuatriciclo por año desde la salita de tres y por supuesto observar a la "criatura" a los cuatro salir a dar una vuelta en "el grande de papa".
Estimo que la patria potestad para algunos que se han reproducido ( solamente reproducido)involucra también al parecer el derecho a decidir si sus hijos deben estar o no expuestos a accidentes que pueden ser mortales. La cuenta bancaria no legitima ningún derecho a poner en riesgo la vida o los bienes de terceros... Si estoy equivocado y no es así propongo para estas fiestas que los padres pudientes compren y entreguen a sus hijos armas de distinto calibre por ejemplo a los cuatro de aire comprimido, calibre 22 a los ocho y ya en la adolescencia entre calibre 38, 9 mm u 11,25 de acuerdo a como pinte en chico.".
La excusa de "el nene lo tomo ante la distracción de los mayores" es absolutamente inválida, el tema es gravísimo y lo peor es que ni siquiera hay legislación regulatoria de este tipo de vehículos que no aparace en la Ley nacional de tránsito, aunque por tener cuatro ruedas algunos pretenden homologarlo a un automóvil.

María Giselle Castro dijo...

Laura, acá en Playa Unión o allá en Pinamar estas cosas son reflejo de cómo el rol de la familia se viene cayendo a pedazos desde hace tiempo y está bueno alzar la voz en un intento por hacer reaccionar a esos padres que miran para otro lado todo el tiempo. Gracias por participar en el blog!

María Giselle Castro dijo...

Mariela, con mi familia también vamos para ese sector precisamente por lo mismo. La contra es que los que van a pescar en cuatri y pasan por esa zona son muchísimos y los menos, manejan de manera civilizada sin correr picadas entre ellos. Cuando ocurra un accidente, ahí las autoridades se van a acordar de que deben legislar al respecto, ¡acordate!. Cariños!

María Giselle Castro dijo...

Viejo Vizcacha, primero que nada ¡qué bueno es tenerlo como asiduo lector del blog! Si usted vio las fechas de los post sobre el tema cuatri, notará que todo sigue igual. Padres que le permiten a sus hijos menores subirse a manejar un cuatri dan la pauta de cómo son y qué valores privilegian en la educación de sus hijos. De esos padres -y por ende de sus hijos- yo aparto a los míos por más que me tilden de extremista y antipática :)

Publicar un comentario