TRELEW - CHUBUT | PATAGONIA | AÑO DOS

miércoles, 9 de junio de 2010

Desde el 1° de agosto, apagá el cigarrillo


A partir del 1° de agosto Trelew será una ciudad libre de humo. O, al menos, intentará serlo. Por eso, cuidado: su adicción al cigarrillo podría costarle caro. No se podrá fumar en cualquier lugar cerrado, ya sea del ámbito público o privado.
Según se lee en el artículo 4 de la ordenanza N° 11.312, sancionada en abril último, estará prohibido prender un cigarrillo en oficinas públicas, transporte público, bancos, bibliotecas, museos, clubes, gimnasios, supermercados, hoteles, kioscos, restaurantes, comercios, confiterías, bares, cafeterías, confiterías nocturnas, locales de baile, salas de juego... en ningún lado.
La ordenanza, es ambiciosa. Pero, ¿cuál será el real poder de fiscalización que tendrá el municipio para constatar que no quede en letra muerta?
En la norma se establece que el Ejecutivo designará inspectores que serán los encargados de verificar el cumplimiento, dispone multas para quienes infrinjan la decisión y habilita a los vecinos de la ciudad a que realicen denuncias, de manera voluntaria, en dependencias de la Coordinación de Inspección.
Además de obligar a que en los distintos espacios se coloque cartelería visible que de a conocer la prohibición de fumar y a retirar del alcance y vista del público los ceniceros, el Ejecutivo se compromete a realizar campañas en escuelas y distintos planes de acción para crear conciencia sobre los riesgos para la salud que afrontan los fumadores y no fumadores expuestos al humo ambiental de tabaco.
Hay quienes esgrimen el argumento que el Estado se inmiscuye en una acción privada. Que la ordenanza es avasallante y por lo tanto, tendrá escasa adhesión. Las cosas hubieran sido diferentes si hubiese sido posible un pacto intrínseco, de respeto por el aire compartido, entre el que fuma y el que no. Pero eso, ya está visto que es imposible.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ha funcionado en todas las ciudades en las que se implemento. De hecho en Comodoro funciona y muy bien. La responsabilidad de fiscalización corresponde a los ciudadanos. Si cada uno se compromete a cumplirla y hacerla cumplir .... Despues todos se acostumbran como el cinturon de seguridad, las sillitas de auto para bebe, etc etc SUERTE!!!!!!!!

Gabriel dijo...

Me parece una aberración que se prohíba fumar en lugares privados. El estado no debe inmiscuirse en las desiciones personales de los ciudadanos.
En los lugares privados NADIE está obligado a ir sino le gusta.
Distinto es en los lugares donde se nos obliga a ir a hacer trámites, como administracioens publicas (municipalidades, bancos, afip, etc.)
Paremos con el avasallamiento de los gobiernos sobre la propiedad privada. En cualquier momento te van a decir de que color tenés que tener el blog para una mejor lectura.

María Giselle Castro dijo...

Gabriel, coincidimos: la prohibición de fumar en lugares privados sí puede generar debate porque, como vos marcás, el Estado no puede meterse en terreno privado. Pero también creo que se llegó a este punto porque no nos respetamos como pares. Voy a un restaurante, me pongo a fumar, y me importa tres pitos si a los que están en la mesa pegados a mí, les molesta y pienso: si no les gusta que se vayan... ¿No te parece?
Con respecto al color del blog, ¡no des ideas!
Gracias por tus comentarios!

Anónimo dijo...

Maria Giselle: con ese mismo pensamiento, yo, que no fumo, en el restaurante o cualquier otro lado, pienso,¿porque tengo que aguantarme el humo de los otros, sin poder disfrutar de mi comida?, si quieren fumar, que se vayan afuera!. Esa separacion fantasma de lugares para fumadores y no fumadores es una farsa, porque en algunos lugares es una linea imaginaria entre las mesas, que el humo ignora olimpicamente para invadir mi olfato, mis ojos, mi pelo, mi ropa, todo, y arruinarnos la velada con mi compañero o amigos que tampoco fuman. Ojala se llegue a implementar un sistema que permita a cada uno disfrutar de los espacios como mas quiera.

María Giselle Castro dijo...

Coincido con vos, plenamente. Lo que le estaba marcando a Gabriel era el pensamiento que prima entre la gente, eso de "yo prendo un pucho y al que le molesta, que se jorobe". Por eso digo que se llegó a este punto de tener que prohibir fumar hasta en lugares privados, porque entre nosotros no nos respetamos. Veremos qué ocurrirá en la práctica a partir del 1° de agosto, cuando debe comenzar a implementarse la ordenanza.

Publicar un comentario